Impacto medioambiental

  • El petróleo, un recurso natural no renovable cuya extracción y procesamiento requieren energía y técnicas intensivas que destruyen ecosistemas sensibles, se utiliza de forma indispensable en la fabricación de plásticos.
  • Tanto la fabricación de plásticos como su incineración y enterramiento contaminan el aire, la tierra y el agua y exponen a personas y animales a sustancias químicas tóxicas y cancerígenas.
  • El 95% de los alimentos procede del suelo. El 60-70% del suelo es insalubre. Cada año se pierden 50.000 millones de euros debido a la degradación del suelo (17).
  • Los microplásticos, que surgen de los plásticos durante su uso o aún más si se exponen al sol o al mar, son más peligrosos, ya que por su tamaño son absorbidos por los peces pequeños y el fitoplancton y entran así en la cadena alimentaria (16).
  • Una bolsa de plástico tarda aproximadamente un segundo en fabricarse, 15 minutos en utilizarse y de 10 a 50 años en descomponerse, dependiendo del medio en el que se encuentre.
Image by Hans from Pixabay

Los plásticos dañan a los animales marinos, que a menudo quedan atrapados en los grandes trozos de plástico o pasan los más pequeños por comida. Esto les impide digerir los alimentos normales y atrae sustancias tóxicas a su organismo.

Las personas consumen plástico a través de la cadena alimentaria.

Sólo el 5% del valor de los envases de plástico permanece en la economía: el resto se desecha (11).

Image by Hans from Pixabay

Los plásticos de un solo uso constituyen el mayor grupo de basura en la costa. Productos como cubiertos de plástico, botellas de plástico, colillas y bastoncillos de algodón constituyen casi el 50% de la basura en el mar.

Para hacer frente a este problema, la UE ha impuesto la prohibición de los plásticos de un solo uso para los que existen alternativas fáciles: cubiertos (tenedores, cuchillos, cucharas, cucharillas, palillos), platos, pajitas, bastoncillos de algodón, agitadores de bebidas y pajitas de globo.